Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Áreas
Menú
es

Enfermedades desatendidas

Según la Organización Mundial de la Salud (1), las enfermedades tropicales desatendidas (NTD, del inglés Neglected Tropical Diseases) son principalmente enfermedades infecciosas que proliferan en ambientes empobrecidos, en especial con el calor y la humedad de los climas tropicales. La mayoría de ellas son parasitosis que se propagan por medio de invertebrados tales como mosquitos, flebotomos, moscas negras, caracoles y moscas tsetsé. Otras se propagan mediante suelo infestado de huevecillos de lombrices o a través de agua contaminada.

La OMS gestiona las enfermedades tropicales desatendidas como un solo grupo por dos razones:

  • En primer lugar, a pesar de ser médicamente diversas en cuanto a causas y efectos físicos, todas ellas pueden provocar discapacidades graves y trastornos de por vida.
  • En segundo lugar, estas enfermedades tienden a solaparse geográficamente. Están asociadas a condiciones de pobreza y se agrupan en zonas donde el agua no es salubre o es demasiado escasa para la higiene personal, el saneamiento es pobre, las condiciones de las viviendas son deficientes y hay presencia constante de insectos portadores de enfermedades.

Las NTD nos afectan a todos: reducen permanentemente el potencial humano y contribuyen a que grandes proporciones de la población mundial queden sumidas en la pobreza. Con diferencia, estas enfermedades se concentran principalmente en África y Latinoamérica, donde pueden llegar a coexistir entre 5 y 7 de ellas en grandes zonas geográficas. Estas enfermedades también tienen una importante repercusión en algunas zonas de Asia y Oriente Medio, aunque no se da tanta coexistencia. Históricamente, las enfermedades desatendidas no han sido muy visibles, pero en la actualidad constituyen un aspecto sanitario cada vez más importante para las agendas de los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y la industria farmacéutica. El propósito de Laboratorios LETI es mejorar las oportunidades y proporcionar esperanza a los millones de personas de todo el mundo que están afectadas por las enfermedades desatendidas.

Las enfermedades desatendidas pueden tener enormes repercusiones clínicas, sociales y económicas. Algunas de las enfermedades tropicales desatendidas de mayor prevalencia son:

  • Tracoma causante de ceguera
    Existen aproximadamente 80 millones de personas infectadas, de las cuales 6 millones han desarrollado ceguera. Esta enfermedad es la mayor causa de ceguera en todo el mundo.
  • Enfermedad de Chagas
    El número estimado de personas infectadas es 13 millones, la mayor parte en Latinoamérica. Es necesario su control y vigilancia ya que, por causa de las migraciones y transfusiones sanguíneas, así como mediante vías congénitas y donaciones de órganos, la enfermedad de Chagas ha aparecido en países no endémicos y en regiones anteriormente consideradas libres de la enfermedad.
  • Leishmaniasis
    Existen más de 12 millones de personas infectadas en 88 países de África, Asia, Europa y América. Las estimaciones de la OMS indican que existen 350 millones de personas en riesgo, con 1,5 - 2 millones de infecciones nuevas cada año. La leishmaniasis visceral, la forma más grave y mortal, se está convirtiendo en una ominosa tendencia mundial.
  • Filariasis linfática
    Existen alrededor de 120 millones de personas infectadas. Esta enfermedad es la segunda causa de discapacidad en todo el mundo.
  • Oncocercosis
    Existen alrededor de 37 millones de personas infectadas, la mayor parte de ellas en África. Además de provocar trastornos cutáneos graves, trastornos visuales y ceguera, la oncocercosis puede llegar a reducir hasta en 15 años la esperanza de vida de las personas infectadas.
  • Esquistosomiasis
    Existen más de 200 millones de personas infectadas, de las cuales 120 millones presentan síntomas y unos 20 millones muestran efectos graves.

Bibliografía de interés:

(1) La Organización Mundial de la Salud